Entrevista al Dr. Alfredo Antía - Presidente de ALN

 

 

FUENTES CONFIABLES   31.07.2013

 Aldo Silva

 

Dr. Alfredo Antía - Presidente de la Asociación de Laboratorios Nacionales

 

 

¿Cómo definiría el estado actual de los laboratorios en nuestro país? El costo de los medicamentos, los genéricos…

 

Nuestra Asociación de Laboratorios Nacionales (ALN) se ha transformado en un referente en materia de industria farmacéutica en el país. Esto es fruto del adelantamiento que ha tenido el sector a raíz de la gestión acumulada de generaciones de uruguayos que han dedicado su vida para desarrollar un producto que se llama confianza, seguridad, eficacia, ética. Todo eso ha transformado a nuestras empresas en un referente en cuanto a la confiabilidad de nuestros medicamentos. Ese predominio que tenemos en el mercado está indicado por los números. Entendemos que la industria farmacéutica es una herramienta que colabora con el sistema de salud nacional porque ofrece productos seguros y accesibles. El tema de la accesibilidad se transforma en la clave para asistir a nuestra población. Ahí tenemos un componente diferencial con otros países de América. La presencia de la industria nacional en América registra el record en Uruguay.

 

¿A qué se refiere, por ejemplo?

 

Me refiero al desarrollo de la participación en el  mercado. Casi el 90% de los medicamentos que consumen los uruguayos son fabricados en el país. Ese número es revelador  del valor y de la importancia que tiene nuestro sector, además como elemento hacia el futuro. Vivimos en una sociedad veterana y lógicamente vamos a requerir más de los servicios de salud y entre esos servicios está esta herramienta. Es importante que haya disponibilidad y accesibilidad. La barrera que implica el  no acceder  no debe ser, y hacia eso trabajamos. Buscamos formar una industria cada vez más fuerte, que invierta en desarrollo, pensando en el mañana, en lo que serán las nuevas generaciones de medicamentos.

 

¿Cómo está el tema de los precios? ¿Cómo es la relación a nivel nacional?

 

Justamente, lo que revelan las auditorías internacionales en materia de precios es que Uruguay goza del precio más bajo de medicamentos en América Latina. Esa misma encuesta, realizada por una empresa de nivel internacional, que se llama IMS, dice que el precio promedio de la canasta en 2011 en Uruguay fue de US$ 4,9 en relación a otros países, por ejemplo US$ 8 en Argentina  o casi US$ 11 en Brasil. Esta es en una fortaleza del sistema y debemos cuidarla como a las joyas de la abuela, no para protegerla sino para estimular su desarrollo, su incentivo y su fortalecimiento. Nuestro sector es además activo, emplea a más de 2.800 personas en forma directa y a  1.125 en forma indirecta. Pagamos salarios como para que los uruguayos vivan de la mejor forma posible dadas las circunstancias.

 

El negocio de estar sano rinde…

 

Las palabras “negocio” y “salud” generan ciertas fricciones. Me quedaría con el beneficio de estar sano frente a lo que implica la enfermedad, que muchas veces genera incapacidad de trabajo, pérdida de dinero, pérdida de capacidad de desarrollo de las familias y costos. No solo pagamos por el sistema integrado sino que debemos pagar más costos.

 

¿Cómo incide el precio de los medicamentos en el Sistema Nacional Integrado de Salud? Tengo los datos de una mutualista que atiende a 42 personas afectadas de SIDA. Esas 42 personas se llevan en medicamentos el 18% del gasto de los 60.000 socios…

 

Efectivamente, los comentarios que hacia  previamente, eran desde  la vista desde el vaso medio lleno.  Claramente queda mucho por hacer. Hay productos que se transforman en el 100% del problema para ese paciente y es buena parte del problema para quien debe administrar el sistema de salud y nosotros no producimos todo lo que el Uruguay necesita, pero debemos caminar en ese sentido para tratar de independizarnos  absolutamente y cubrir las necesidades de la población. Desde el punto de vista tecnológico, hay productos que no se pueden hacer, por ahora. Ayer tuvimos una reunión con la Dirección Nacional de Industria porque el gobierno ha decretado que nuestro sector es estratégico para el desarrollo industrial. Se cita a un Consejo Farmacéutico para que las partes se expresen y  se busquen las herramientas necesarias para el desarrollo. Estas son la inversión, la aplicación de tecnología y las normas sanitarias que permitan al sector acompasar los tiempos de cambio para poder desarrollar estos productos. Pero además se debe analizar el concepto de propiedad intelectual, porque hay productos que están protegidos por patentes farmacéuticas y en tanto gocen de ese privilegio, no tendrán competencia.  Desde 1999 en Uruguay rige una ley que admite la propiedad intelectual a la invención farmacéutica. Ese es un paso que el país ha dado en base a los acuerdos firmados en la Organización Mundial de Comercio. El tema es ver en qué medida son transitables con los otros derechos que tenemos los orientales, que son a la vida y a la salud. Ese es un dilema  que se está dando no solo en esa institución a que Ud. hacía referencia, sino a  todo sistema de salud a lo largo y ancho del planeta. No estamos exentos de esa preocupación.

 

¿ Se pueden estimar la distribución de los medicamentos en el Uruguay?

 

Según los datos que nosotros manejamos, el grueso del consumo es en el sistema público y privado. En primer lugar en el mutualismo y en segundo lugar en el Estado. La gente lo va a buscar donde el producto es gratuito o el  precio está fijado. También hay medicamentos que no están en el mutualismo o está la comodidad de tener la farmacia cerca. La farmacia comunitaria cumple un rol fundamental a la hora de acercar el medicamento a la población.

 

Y sobre la relación médicos laboratorios, ¿qué tiene usted para decir?

 

El mundo ha tendido a normatizar estas cosas, a establecer límites que no deberían ser pasados. Creo que felizmente en lo que refiere a la relación entre los laboratorios y los médicos, Uruguay no está exento de la transparencia en la que vivimos. Siempre va a haber cosas de las que nos podemos quejar o lamentar , pero claramente Uruguay lidera un ranking de percepción de transparencia. En América Latina estamos en primer lugar junto a Chile. Y esto ya es un punto de avance.

Vivimos en una sociedad chica y si bien hay cosas negativas, una de las cosas positivas que debemos destacar es la transparencia con que los actores se mueven y es algo que debemos cuidar y velar  y transferir a las generaciones futuras.

 

¿Por qué el mismo medicamento se vende más caro en la farmacia que en las mutualistas?

 

Yo le preguntaría al doctor Bogliaccini (Presidente del CASMU)  si él  estaría conforme si sus compradores adquirieran los 500 o 1.000 kilos de carne que necesitan por mes al mismo precio que mi esposa lo compra en el supermercado. Seguramente su poder de compra le permite acceder a mejores condiciones. Creo que la cosa pasa por ahí. Es un tema de mercado y volumen.

 

¿Qué opina de los tickets?

 

Es una herramienta que establece el Sistema Nacional Integrado de Salud.

Es competencia de las autoridades de gobierno. Entiendo, como usuario del sistema, que la gente debe pagar algo porque si no es así aumenta la cantidad de medicamentos que se consume y eso puede no ser bueno para su salud. Ese fue el criterio con el que se fijaron los tickets moderadores. Es un resorte que pasa por las autoridades del MSP.

 

En lo que refiere a medicamentos genéricos, ¿por qué existen diferencias notables en el precio de medicamentos de igual composición?

 

Lo primero, es que  debemos  introducirnos en el concepto  de genérico.  En Uruguay existen medicamentos que la gente llama “genéricos” cuando tienen el nombre de la denominación internacional del fármaco que contienen. La  gran mayoría de los medicamentos,  son lo que  llamamos “similares”, es decir tienen ese mismo fármaco pero con las marcas A, B o C.   La confusión viene  por lo que implicaron estos productos genéricos cuando se lanzaron al mercado inmediatamente después  del vencimiento de la patente de los innovadores , tanto en los EEUU como en otros países donde regía el régimen de patentes. Pero no es la realidad uruguaya , o por lo menos la realidad nuestra tiene esa variable que le acabo de  describir.

Sobre los precios, estos  responden a una lógica de mercado. Hay mucha competencia de buena calidad y eso permite al usuario elegir entre distintas marcas. Vea Ud. Uruguay tiene más de 4000 especialidades farmacéuticas habilitadas por el MSP, quiere decir que el ámbito de competencia es muy alto. Algunos productos  valdrán más y otros menos, como todas las cosas que compramos en todos los ámbitos de la vida.

 

Y sobre la calidad de los medicamentos que se puede agregar?

 

 Vale consignar algo que es de gran relevancia:  Uruguay accedió en 1968 por acuerdo entre la Cámara de Laboratorios Extranjeros, ALN y el MSP, a crear  la Comisión de Control de la Calidad de los Medicamentos. Es un instituto que  lo que hace es recorrer la plaza, y muestrear  el total de los medicamentos que hay en el país  y  a lo largo de 18 meses los analiza a todos llegando el  año pasado a hacer  7.000 ensayos.  Y además se financia con la venta de nuestros propios productos. Es un organismo único en América Latina y  es un laboratorio de referencia de la OMS. Su dirección técnica la pone el MSP y los privados lo único que hacemos es aportar el sustento y someternos a la evaluación y al juicio y si la comisión encuentra desvíos, debe plantearlo a la autoridad pública.

 

-          Esto viene justo porque veo un caso que ha saltado recientemente donde un fármaco Diovan, Valsartan generó un escándalo, ya que una universidad japonesa  reconoció que habría manipulado los estudios en 3000 personas  que  decían que si bien es un antihipertensivo de calidad, también prevenía los accidentes cerebrovasculares y la angina de pecho… y luego se supo que esos beneficios eran  exagerados.. y ese laboratorio gano 6000 millones en la última década..

 Hay que reconocer que cuando los medicamentos se lanzan al mercado, es después de numerosos estudios clínicos, procesos que se inician en fase 1 , fase 2 y fase 3 . Luego de estar a la venta se siguen investigando, porque cuanto más personas lo tomen, más se los somete a la vida real, a la interacción con otros medicamentos, a la interacción con otras enfermedades y se van descubriendo más elementos. No conocía el caso en particular  que usted cita, pero hay que ver que los países tienen sus comités de ética y todos los organismos vinculados a la salud lo hacen con mucha sensibilidad y muy especialmente porque estamos con asuntos que hacen a la vida humana y son muy caros para todos.

 

Un genérico es aquel que ha demostrado tener confiabilidad en estudios de bioequivalencia  y en Uruguay hay una ley para genéricos que no se aplica aún y en Uruguay no hay genéricos, solo copias. ¿Coincide con este punto de vista?

 

El concepto, si interpreto bien por donde viene la pregunta, refiere a que el genérico bioequivalente es aquel que ha sido comprobado, testeado con el producto de referencia o comparador o innovador, en seres humanos , en estudios donde lo que se determina es si la cantidad de dosis que declara ese producto es similar entre ese producto genérico y el producto de referencia y si la cantidad que llega a la sangre y por tanto se entiende que va a actuar es la misma y por tanto el efecto terapéutico será el mismo. Uruguay se ha dado una norma sobre bioequivalencia  en el marco de las recomendaciones de la RedPARF, que es la red panamericana de armonización sobre normas sanitarias que depende de la OMS, y es la que guía a los países de  América latina y a Canadá y a EEUU .  Y esa red lleva criterios de razonabilidad a la hora de establecer pautas y las pautas que establecen es de ir despacio en el tema de bioequivalencia , reservándola para un listado de aquellos productos donde hay riesgo sanitario. Es decir se realizará  bioequivalencia en los productos que puedan tener mayor toxicidad. Otros estudios más sencillos , son los estudios in vitro y son estudios también que se hacen para demostrar que hay una bioequivalencia.

Todo esto, decíamos es para los productos de riesgo que están en el listado. Para los demás , Ud. utilizó la palabra copia, nosotros  no la usamos, nosotros decimos que son productos  similares . Y en definitiva muchas veces, somos “similares a nosotros mismos” , porque son  productos únicos, y  ni siquiera pueden compararse con el producto innovador porque el producto innovador no existe, ya que nunca llegó al Uruguay. Entonces, estos productos similares que son la gran mayoría, existen gracias a que hay una industria nacional fuerte que ha  desarrollado los productos a partir de cero , desde un proceso de calidad que va desde la adquisición de nuestros insumos, los controles que se realizan, la fabricación y finalmente la  liberación, luego de procesos con controles cruzados en los puntos críticos para evitar errores, en lo que se llama el cumplimiento de  las Buenas Prácticas de Fabricación y Control, que son muy exigentes, porque justamente fabricamos productos que van a la salud humana. Ese es el estatus de situación en que nos encontramos. Cuando una industria puede decir, como en nuestro caso, que vende el 90% de las unidades que se consumen, ¿Qué hay detrás de eso? Confianza, tranquilidad, seguridad, aceptación, resultado terapéutico. Estamos frente a un activo muy importante para un país que requiere y debe mantener la independencia en medicamentos como  la goza hoy. Llegamos a este estado por las empresas que han trabajado a lo largo de 50, 60, 70 años. Tenemos empresas que rondan los 100 años. Nuestra  responsabilidad es  proyectar esta  imagen del hoy al mañana y poder ofrecer los productos de mayor tecnología que vengan en el  futuro.